Definición

Es un proceso paulatino de recuperación de la experiencia o experiencias pentecostales en la Iglesia Católica, renovando así la espiritualidad católica, promoviendo como su corazón y fundamento la recepción de una experiencia espiritual frecuente en los primeros tiempos de la Iglesia llamada: el Bautismo en el Espíritu Santo.  Este es su corazón y propósito, trayendo como consecuencia normal la aparición de carismas. Se le llama también y más frecuentemente en los países de tradición católica, efusión (outpouring), y menos frecuentemente despliegue o manifestación (release) de las gracias ya recibidas en la iniciación sacramental cristiana.

Los católicos que han recibido esta experiencia, normalmente a través de cursos, retiros, o una forma de preparación llamada los Seminarios de Vida en el Espíritu comparten su oración comunitariamente, y en ocasiones multitudinariamente (especialmente con alabanza y adoración) a Dios. Y para mantenerse en esta vida se busca una conversión radical a Cristo como Señor y Salvador, una activa comprensión de los sacramentos entendidos como "gracias" por las cuales el Espíritu Santo da los carismas y dones, que se manifiestan en el testimonio de vida. La corriente carismática también busca "avivar" la liturgia a través de la alabanza y la adoración, que es acompañada con elementos musicales y signos que expresan la acción del Espíritu así como el fuerte acento en una misión de evangelización hacia los propios fieles de la Iglesia.

Aunque inspirado en la experiencia del pentecostalismo, el movimiento carismático católico no busca romper con la tradición, dogmas y estructuras organizativas del catolicismo sino que, al contrario, intenta contribuir a revitalizarlos. Por ello, si el carismatismo es dinámico e innovador en su concepción de la práctica religiosa, es por otra parte conservador en el plano dogmático.