Hermanos, en la paz de Jesús Resucitado que nos envía su Espíritu Santo les saludo al iniciar este periodo como Representante Nacional Juvenil, en donde tengo la certeza de que juntos podamos Evangelizar a tantos jóvenes que necesitan conocer a Cristo Vivo para darle sentido a sus vidas y la plenitud de la alegría. Es por ello que los exhorto a comprometernos con nuestra RCC en sus comunidades y diócesis mostrando a ese Jesús que transformó nuestras vidas. «Que nadie menosprecie tu juventud» (1 Tim 4,12a) nos decía Pablo y hoy como Revolución 180º asumamos el desafío de ir llevando el mensaje de Jesús en lo concreto. Cuento desde ya con sus oraciones para llevar a cabo este servicio.